Imagen
 
DEVOCIONALES | EL CELO DE DIOS | OFRENDA A DIOS | YO SOY | ESTE ES MI HIJO AMADO | LA POTENCIA DE LA GRACIA DE DIOS | SIN ATRACTIVO | GRACIA Y CONOCIMIENTO | LUMINARES DEL MUNDO | TE CUIDADO DE TI MISMO | EL DEDO DE DIOS | DEMAGOGIA CRISTIANA | DESPIERTATE TU QUE DUERMES | GOLPEANDO NUESTRO CUERPO | PORQUE DE EL | FIELES AL SEÑOR | PUESTOS LOS OJOS EN JESUS | CONOCIDOS POR DIOS | AQUI VIENE EL ESPOSO | OLOR GRATO | MAS QUE HERMANOS | DEBAJO DEL SOL | JESUCRISTO ES DIOS | EL ADULTERIO | EN ESTO PENSAD | EMBAJADORES DE CRISTO | NO AL MUNDO | ENTRE MIEL Y LEVADURA | QUE SE QUEDE EN EL PESEBRE | YA VIENE CRISTO | DIOS ES REY | EL MISTERIO OCULTO | VASOS DE BARRO | SABEMOS QUE HAS VENIDO DE DIOS | GRACIA MULTIFORME | COMO EN LOS DIAS DE LOT Y NOE | EL QUE TIENE OIDOS PARA OIR, OIGA | EL LLEVO NUESTROS DOLORES | OCUPAOS EN VUESTRA SALVACION | PALABRAS SENCILLAS | EN MEDIO DE SU PUEBLO | PALABRA DURA | EL PODER DE LA TRADICION | EXTRANJEROS Y PEREGRINOS | CRISTO: EXPIACION, PROPICIACION, REDENCION Y REMISION | LA FELICIDAD | LA CONGREGACION | LA CUEVA DE ADULAM | EL MILAGRO DE LA CONVERSION | EL SELLO DE DIOS | CRISTO NUESTRO SUSTITUTO | LA CREACION GIME | DE LO ALTO | LA VOZ IRRESISTIBLE | MULTIPLICACIÓN DE LA MALDAD | LA CASA DESIERTA | ALZA DE PRECIOS | PRESOS DE CRISTO | A SOLAS CON DIOS | ¿QUE COSAS LIMITAN MI SERVICIO A DIOS? | EN MEDIO DEL FRACASO | LA OFERTA DE SATANAS | LA LEGÍTIMA HUMILDAD
 
PUESTOS LOS OJOS EN JESUS

   
 

“Puestos los ojos en Jesús, el autor y
consumador de la fe”
Hebreos 12:2

¿Quién no recordará aquel momento cuando Pedro caminó sobre las aguas mientras miraba al Señor? A veces pareciera que solo nos acordamos de Pedro hundiéndose entre las olas.

Que gran lección! El desviar nuestra mirada a otro lugar que no sea Cristo, nos significa instantáneamente el descenso o hundimiento.

Cuan frecuentemente nos ocurre esto dentro de la iglesia. Nuestros ojos están puestos en los hermanos, como que quisiéramos ver en ellos perfección e impecabilidad. Formamos paradigmas o arquetipos de creyentes perfectos, idealizados y ejemplares. Creemos que no hay error en ellos aún sabiendo que no es así. Claro, y una vez que descubrimos nuestros propios errores y desnudez, recapacitamos y retornamos nuestra mirada al Único que no defrauda ni desilusiona; a Cristo nuestro Señor y Salvador.
No en vano Jeremías decía que era maldito el varón que pone su confianza en el hombre (Jeremías 17:5)

Estamos en tiempo de tanto exhibicionismo desvergonzado de “hombrecitos” que utilizan los púlpitos para exponer sus vanidosos y copiosos Curriculum, eclipsando al único que merece la gloria y donde nuestros ojos deben ir dirigidos, Al Señor Jesús.

Si ponemos “la Lupa” en nosotros, solo descubriremos imperfección y desnudez, pero si la situamos en Cristo, solo veremos perfección y plenitud.
Amados, corramos el resto de carrera que nos queda puestos los ojos en Jesús, porque él nunca nos defraudará.


PEL2006